Hallan causa genética de la delgadez extrema

Mientras millones de personas luchan contra la obesidad y el sobrepeso, otro grupo batalla día a día contra la extrema delgadez.

 

Si bien hasta ahora existen estudios que han vinculado ciertos genes con la obesidad, una nueva investigación ha encontrado por primera vez, los cambios genéticos que provocan la extrema delgadez.

 

El estudio que fue publicado en la revista Nature, fue realizado por investigadores del Imperial College London de Gran Bretańa y de la Universidad de Lausana, en Suiza, quienes encontraron que una de cada 2.000 personas presenta una anormalidad que provoca que 28 genes, que forman parte del cromosoma 16, estén duplicados, causando que estos individuos no logren aumentar de peso de forma normal.

 

Sucede que cada persona tiene una copia de cada cromosoma procedente de cada uno de sus progenitores, lo que les da dos copias de cada gen. Pero a veces las secciones de un cromosoma pueden ser duplicadas o borradas, dando lugar a una “dosis” anormal de genes, explicaron los investigadores en su estudio.

 

Philippe Froguel, quien dirigió la investigación, señaló que además de ser la primera causa genética de la delgadez extrema que se ha identificado, es también el primer ejemplo de que una supresión y duplicación de una parte del genoma, tiene efectos opuestos.

 

Según el estudio, los hombres son 23 veces más propensos al bajo peso y las mujeres 5 veces más proclives. Se considera un peso bajo tener un índice de masa corporal (IMC), que asocia el peso y la talla, por debajo del 18,5.

 

Para el estudio, los científicos examinaron el ADN de más de 95.000 personas, y descubrieron que la mitad de los niños con el gen duplicado habían sido diagnosticados con un “retraso en el desarrollo”, y su tasa de aumento de peso estaba significativamente por debajo de la normal.

 

Una cuarta parte de las personas con la duplicación, tenía microcefalia, una condición en la que la cabeza y el cerebro son más pequeños de lo normal y que está relacionada con defectos neurológicos y corta esperanza de vida.

 

Aunque falta mucho trabajo por hacer para descubrir más sobre los genes en este campo, este importante descubrimiento podría conducir a nuevos tratamientos potenciales para la obesidad y los trastornos del apetito.

Etiquetas: , , , , ,
Previous Post

¿Los Ejercicios Compuestos Realmente Ayudan A Construir Más Músculo? Parte II de II

Next Post

Dieta de ganancia de volumen para los ectomorfos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *